viernes, 22 de abril de 2011

ESCÉPTICO



   Jamás en su vida había creído en los seres paranormales, los fantasmas, hombres-lobo, aliens, vampiros. Eso no era para él. Después de todo era un escéptico; se dedicaba a desmentir mitos.
   Finalmente en un viaje a Transilvania sucedió.... vio la aterradora forma de un hombre que se acercaba, los colmillos expuestos en busca de sangre y los ojos asesinos que lo miraban penetrante.
   En ese momento lo supo: comprendió que sin lugar a dudas debía ver un psiquiatra.

   María Gabriela González Castro